Logroño modifica su paisaje urbano

Licitaciones de la actuación del nudo de Vara de Rey con Duques de Nájera
5 marzo, 2018
Once empresas presentan sus ofertas a la reforma del nudo de Vara de Rey
19 abril, 2018

Logroño modifica su paisaje urbano

La estructura de la estación de autobuses y la elevación de los taludes del parque cambian la fisonomía de la zona del soterramiento de Logroño. Juan Marín

DIARIO LA RIOJA

La estructura de la estación está casi lista y, a la vez, suben los taludes del parque Más de 5.000 metros cúbicos de tierra se están usando para completar el nuevo espacio verde mientras que, antes de fin de mes, empezará a cerrarse el edificio

Camión sube, camión baja, camión sube... y cada uno de ellos va dejando toneladas de tierra que terminarán por configurar un nuevo parque urbano sobre el edificio de la estación de autobuses y un nuevo paisaje desde las diferentes calles que desembocan en la Plaza de Europa. Estos días, los taludes del próximo parque están creciendo. A medida que llega más material, las máquinas esperan para compactarlo de la mano de diestros tripulantes que hacen equilibrios en las nuevas cuestas. En total, son entre 5.000 y 6.000 los metros cúbicos de tierra que se están utilizando para completar estas nuevas colinas.

Pero las obras de la estación avanzan en más frentes. El más espectacular es el de la estructura del edificio que ya deja entrever el futuro que nos depara. ¿Está completa? Se están colocando las últimas cerchas y aún quedan por montar correas, cuentan desde la sociedad Logroño Integración del Ferrocarril. Así, la actuación está en torno al 80 por ciento. Antes de que finalice abril se estará colocando chapa y, por tanto, cerrando la estación, calculan desde esta entidad pública que gestiona la obra del soterramiento y en la que entienden que todo marcha dentro de los plazos establecidos para el desarrollo de la actuación.

¿Y la cúpula? Hay que esperar aún unas semanas. Sobre la calle Colón, entre las dos estaciones, irá un cerramiento espectacular que permitirá conectar los dos parques, el de Felipe VI, estrenado hace tiempo, y el nuevo que resulte a modo de cubierta de esta estación de autobuses. Hasta mayo no se podrá ver el montaje del armazón del mismo. Será una pieza de casi 70 metros cuya colocación obligará a cortar el tráfico en el eje Colón-Bécquer, recordó hace unas semanas el autor del proyecto de la estación, Íñaki Ábalos. Después del verano será cuando se lleven a cabo las plantaciones para que haya jardín en octubre-noviembre, mientras abajo, en la estación, finalizan los acabados, contó entonces también.

La terminal de autobuses la está construyendo la unión temporal de empresas que forman Agua y Jardín, Ismael Andrés y Vías y Construcciones. Estas firmas se ofrecieron a realizar el encargo por un presupuesto total de 16,3 millones de euros –la licitación se organizó por 23.977.495 euros– y con un plazo de 18 meses. La nueva estación, que tendrá 27 dársenas y 13 de reserva, que serán utilizadas como cocheras, presentará un aspecto muy parecido al de la del ferrocarril y sustituirá a la actual de la avenida de España y Pío XII para el otoño (largo) del 2018.

Dos semanas para el túnel

Pero estos días pasarán más cosas en torno a la intervención en esta zona. Y ello porque está abierto el plazo de presentación de ofertas –hasta el 17 de abril, o sea que quedan dos semanas– para construir la nueva conexión entre Vara de Rey y Duques de Nájera, aunque la obra es más amplia y también prevé, por ejemplo, una rotonda a la altura de Belchite y Pino y Amorena.

Esta reurbanización, que contempla la conexión del túnel de Duques de Nájera con la calle Miguel Delibes, tiene un presupuesto de salida de 7.716.307 euros –IVA incluido–.

La intervención la pagará Logroño Integración del Ferrocarril, con la partida que tenía previsto para ello, excepto en lo que tiene que ver con las novedades –y por tanto el sobrecoste– incluidas en el túnel citado. Esto quiere decir que el 1,3 millones de más que se ha encarecido la intervención correrán a cuenta del Ayuntamiento y de la Comunidad Autónoma. Una vez que se resuelva al proceso de adjudicación, que llevará su tiempo, la obra durará 20 meses, con los trabajos repartidos en cuatro fases con la intención de causar las menores molestias posibles en una de las arterias más importantes de la ciudad.