Nuevo verde al final del viejo túnel

El entorno de Vara de Rey se reordena sin el túnel
7 mayo, 2019
El Pleno de Logroño aprueba definitivamente el PERI Ferrocarril
17 mayo, 2019

Nuevo verde al final del viejo túnel

Gran zona de obras, entre la glorieta de Vara de Rey y la estación de autobuses de Colón, con el muro sur del túnel de Duques de Nájera a medio derribar,ayer. Enrique del Río

Diario La Rioja

La plantación del parque de la estación coincide con el derribo del paso inferior cerrado

Las obras de la terminal de autobuses, al este, y del nudo de Vara de Rey, al oeste, hacen de la zona entre Colón y Duques de Nájera un área urbana en constante cambio

Dos obras, dos UTE, una calle de nueva creación que las separa –la prolongación de Hermanos Hircio, ya en uso provisionalmente– y que divide la fase final de un mismo proyecto... El soterramiento se deja sentir como nunca entre Colón y Duques de Nájera. Los trabajos de la futura estación de autobuses, por un lado, y del nudo de Vara de Rey, por el otro, hacen de la zona un área urbana en constante cambio. Quienes a diario transitan el barrio no pierden detalle de las modificaciones que se experimentan sobre el terreno casi a cada hora.

«Allí un árbol más, aquí un metro de túnel menos», ponía ayer de manifiesto uno de los que divisaban la gran zona de obras justo enfrente de la sede de Diario LA RIOJA. La situación, a día de hoy, es que la plantación del parque elevado de la futura terminal de autobuses ha coincidido en el tiempo con el derribo del paso inferior de Duques de Nájera, cortado al tráfico desde la pasada semana. Las palas excavadoras y los martillos neumáticos ya han demolido prácticamente el muro sur del túnel en sentido este, donde se registra mayor movimiento de tierras y se concentra casi toda la maquinaria pesada.

Todo son idas y venidas en un tramo que encadenará varios años de obras hasta poder ver el resultado final. Todo marcha «según lo previsto», y así se puso de manifiesto en una reciente comisión de seguimiento de los trabajos, una vez reconocido a finales de año, eso sí, un retraso y un sobrecoste en todo lo relativo a la estación de autobuses y a la cúpula de unión con la de trenes en lo que se ha llamado desde el comienzo de todo la futura ‘intermodal’.

«Cabe destacar la normalidad absoluta y el buen funcionamiento de la reordenación del tráfico acometida en el entorno tras el corte del túnel», precisaban ayer desde el Ayuntamiento de Logroño, desde donde informaban de que las medidas previstas tanto en Pío XII como en Belchite no se harán efectivas «hasta dentro de unas semanas», pues realmente están programadas para «cuando se corte Vara de Rey en su intersección con Duques de Nájera, lo que no llegará hasta las vacaciones de verano, cuando ya no haya coles y la actividad cotidiana se vea reducida».

Las actuaciones contempladas al respecto son tanto la implantación de dos carriles de circulación en Pío XII entre Colón y Belchite, en sentido este-oeste (suprimiendo para ello el estacionamiento libre en batería de la acera sur por aparcamiento libre en línea), como el establecimiento de sentido único en la calle Belchite, entre Pío XII y avenida de España, en sentido norte-sur, a fin de facilitar itinerarios y rutas alternativas para evitar el citado ‘nudo’.

Si la intervención ‘pesada’ se centra ahora en las proximidades del cruce entre Vara de Rey y Duques de Nájera, la actuación ‘ligera’ puede verse en el otro extremo, con las labores de plantación de la colina ascendente que ‘esconde’ la terminal de autobuses. Ya el pasado febrero, durante la última visita institucional a la zona de obras, se dio cuenta del parque.