DIARIO LA RIOJA

El edificio de la estación de autobús empieza a cubrirse con el tejado sobre el que crecerá el parque

Hasta cinco brazos articulados llevan a los trabajadores a las alturas para terminar de soldar la estructura que sujetará la próxima estación de autobuses. No hay descanso. Si hasta ahora el cielo era el techo de los brazos de hierro que, trenzados, van a sujetar la estación, ya no sucede, al menos en una parte del futuro edificio, porque éste ha empezado a cubrirse.

Y por esa nueva techumbre se extenderá después una extensa zona verde. Ya puede apreciarse también la continuidad que habrá entre las pilas de tierra acumuladas, que suman entre 5.000 y 6.000 metros cúbicos de tierra, y la parte de cubierta instalada. El parque que se cree a continuación, y que se plantará en septiembre, no será igual del todo a su simétrico, el de la estación del tren. Aunque seguirán parecidas líneas, cada uno tendrá sus peculiaridades. De entrada, éste sin hacer tendrá un bar en la parte más alta cuya forma ya se esboza a través de las cerchas que lo van a configurar.

Lo que todavía tendrá que esperar unas cuantas semanas será la conexión entre las dos estaciones. Esa compleja operación se extenderá al menos cuatro meses y llevará incluso a tener que cortar la calle.

Estos días, además, se están desarrollando otras actuaciones que afectan a otro entorno.

En este sentido, está pendiente de resolución la licitación por la que se determinará qué empresa, de entre las once que se han presentado, se encargará de la obra de construcción del nuevo nudo de Vara de Rey con Duques de Nájera, actuación que incluye un nuevo túnel hasta Miguel Delibes y una rotonda entre Belchite y Pino y Amorena. Y también ha iniciado su trámite la modificación del plan especial de reforma interior de la zona del Ferrocarril. La modificación es imprescindible para poder vender el suelo para los edificios previstos en el entorno.