Diario La Rioja

La actuación prevé, además del nudo, la remodelación de la plaza de Europa y la apertura de la calle Miguel Delibes

El proceso para contratar la obra conocida como ‘el nudo de Vara de Rey’, pero que también incluye el entorno de la nueva estación de autobuses, continúa una vez ha sido resuelto el recurso ante el órgano correspondiente del Ministerio de Hacienda planteado por la Asociación de Empresas de la Promoción, Construcción y Afines.

Como consecuencia de la revitalización de la licitación, que ha permanecido dos meses largos suspendida, sabemos que hay cuatro uniones temporales de empresas que aspiran a realizar una intervención que parte con un presupuesto de 5,5 millones de euros, si bien cada una de estas agrupaciones habrá presentado sus propios compromisos de gasto, datos que aún ha de conocer la mesa de contratación municipal. ¿Quién quiere construir el nudo de Vara de Rey? Las proposiciones registradas, cuyo estudio ya han iniciado los técnicos municipales, las suscriben, por un lado, Compañía de Obras Públicas, Hormigones y Asfaltos junto a Asbeca y Proyectos y Servicios Rioja Construcción; por otro, Construcciones Martiezcurrena con Antis. Hay una tercera de Acciona Construcción y Riojana de Asfaltos y una cuarta de Obras de Construcción e Instalaciones, que concurre con Excavaciones Redondosolozábal.

Esto quiere decir que dos de las firmas que iniciaron la intervención en el nudo, entonces por 6.267.945 euros, aspiran a seguir haciéndolo, que son la Compañía de Obras Públicas y la riojana Asbeca, si bien FCC se ha bajado del proyecto. La liquidación de aquella primera relación contractual se acordó en agosto de 2020 con una indemnización ya pactada de 588.773,09 euros, en un consejo de administración de Logroño Integración del Ferrocarril (LIF). Porque en aquel momento era LIF quien llevaba la voz cantante en el proceso, pero el asunto ha quedado en manos del Ayuntamiento por insistencia de este último, también para ganar agilidad una vez que había decidido la paralización de la obra para reconsiderarla, replantearla y volverla a contratar.

La decisión más importante tomada respecto a la actuación, más allá de su misma detención después de trece meses de obras, en los que se llevaban ejecutados 1.035.755 euros (sin IVA), el 20,92% del total, ha sido la modificación del proyecto para retirar el túnel previsto y la rotonda en superficie.

En principio, desde hace mucho tiempo ya, el plan era poner una rotonda sin túnel, es decir, que se demolía el que estaba en funcionamiento entre Duques de Nájera y Lobete. Así figuraba ya en el proyecto que ganó el concurso municipal al efecto que firmaba Iñaki Ábalos en 2004 y el que se aprobó como tal en noviembre de 2013. Movilizaciones vecinales que pedían la continuidad del túnel existente, allá por 2014, arropadas por varios grupos políticos –todos menos el PP–, dieron con una reforma del proyecto para sumarle el paso subterráneo, pero no el que había, sino otro, de manera que la previsión era construir una rotonda y un túnel nuevo –solo se usaba un trocito del viejo–. El plan se llamaba ‘alternativa C’ y su proyecto estuvo listo en octubre de 2017, si bien la adjudicación no concluyó hasta septiembre de 2018. Se inició la obra, se desmontaron las enormes esculturas que decoraban la glorieta partida de Vara de Rey, se dejó sin funcionamiento el túnel… Y después se suspendió todo lo demás. No será hasta dentro de unos meses, cuando por fin concluya la nueva contratación y una de las uniones de empresas que han registrado sus propuestas, la que vuelva a poner en intervención que debería servir para zanjar la fase 1 del soterramiento de la vía a su paso por Logroño.

Pero, además, la obra implica abrir la calle Miguel Delibes a Vara de Rey. En lo posible. Porque la subestación eléctrica, cuyo semisoterramiento se ha acordado recientemente con Iberdrola, impide que se puedan abrir dos carriles por sentido en todo el trazado. Así, la urbanización completa tendrá que llevarse a cabo en una fase posterior. El proyecto que se maneja recoge una solución transitoria para este entorno, de forma que se prevé la construcción de una de las dos calzadas previstas para esta calle. Solo cuando la subestación esté resuelta, se podrá dar forma a la imagen final de la vía. En cualquier caso, sí se incluye en el actual documento la ejecución del nuevo muro que permita realizar dos carriles, uno de entrada y otro de salida a la glorieta de Gustavo Adolfo Bécquer, señala el informe de necesidad de los técnicos municipales. La intención es que Miguel Delibes recoja buena parte del tráfico de Lobete, que quedará como una vía de estilo más doméstico.

Enlace a la licitación