El Plan Especial «Ferrocarril» y la transformación de la ciudad

El Plan Especial «Ferrocarril» (PLAN ESPECIAL DE DESARROLLO DE SISTEMAS GENERALES E INFRAESTRUCTURAS Y DE REFORMA INTERIOR PERI Nº 3 “FERROCARRIL”) es el documento que ordena la edificación y los usos en el ámbito de la actuación. Este documento, junto con el proyecto ferroviario, vertebra el proceso de integración. Adjudicado en 2004 al equipo de arquitectos Ábalos&Herreros, se inició la tramitación administrativa en 2006 y fue aprobado definitivamente en 2009. Participaron en su redacción José María Ezquiaga, Arup España y Teresa Galí. Las aportaciones del potente equipo formado enriquecieron el documento urbanístico, que ha sido referencia de diseño urbano y gestión, tratamiento paisajístico, estrategia energética y sostenible a lo largo del todo el desarrollo de la actuación.

IMAGEN FINAL DEL PLAN ESPECIAL «FERROCARRIL», Diciembre 2017

El Plan Especial Ferrocarril define el diseño urbano de la superficie liberada por el proceso de integración: 225.000 metros cuadrados. El proyecto contempla la creación de un corredor verde, la generación de una red de nuevos viales, la construcción de una nueva estación de ferrocarril conectada con la futura estación de autobuses mediante una cubierta transitable y la futura construcción de edificios residenciales -cinco torres de veintiuna alturas entre ellos-. El número de viviendas se estima en 1.200.

La sociedad presentó en 2017 una modificación del Plan aprobado, redactada por los arquitectos Iñaki Ábalos y Renata Sentkiewicz, aumentando el ámbito de la actuación y también la edificabilidad. El nuevo documento urbanístico fue aprobado definitivamente en mayo de 2019. En la actualidad la sociedad está trabajando en el desarrollo del proyecto expropiatorio, instrumento de gestión establecido en el propio plan.

El Plan Especial Ferrocarril  ha sido evaluado positivamente  por la certificadora  BREEAM Urbanismo, obteniendo el sello independiente de calidad en materia de sostenibilidad con calificación MUY BUENO. El sistema de certificación valora tanto aspectos de adaptación como de mitigación en relación al cambio climático.  Destaca en los requerimientos relacionados con aspectos ecológicos (biodiversidad), mitigación del efecto isla de calor, reutilización de suelo urbano e implementación de medidas de drenaje sostenible SUDS (efecto esponja). Los desarrollos residenciales previstos deberán también cumplir también requisitos mínimos en materia de arquitectura sostenible. Se prevé que la comercialización de suelos  comience en 2023.

Visor Plan General Municipal Logroño

 

Esquema de plantas de viviendas, Plan Especial Ferrocarril

EL CONCURSO

La sociedad Logroño Integración del Ferrocarril convocó en febrero de 2004 un concurso internacional para adjudicar su redacción. Fueron seleccionados cinco equipos finalistas: Ábalos&Herreros, FOA, MVRDV, OMA y WEST 8. El jurado, del que formaban parte los arquitectos Manuel Gausa y Federico Soriano, seleccionó a finales del año 2004 la propuesta de Iñaki Ábalos y Juan Herreros. Su proyecto, que contó con la colaboración de la paisajista Teresa Galí, el urbanista José María Ezquiaga y el equipo de Arup España, con Flavio Tejada a la cabeza del desarrollo de la estrategia energética y sostenibilidad, posibilita la eliminación definitiva la división urbana provocada por el corredor ferroviario y la transformación de la fisionomía de la ciudad con la máxima calidad en todos los frentes trabajados.

Conversación Manuel Gausa-Federico Soriano sobre el concurso, COAR 2005

 

…»Apetecía continuar un proceso particularmente rico en intercambios y reflexiones a partir de un formato algo “arriesgado” al no ser habitual en este tipo de eventos. Me refiero a la idea de proponer ante ustedes, sin guión ni esquema inicial, un diálogo abierto que permita compartir ideas desde el “experimento” de ensayar un proceso espontáneo de “relevos” dialécticos que, de alguna manera, permitan reproducir esa misma atmósfera de diálogo que se produjo en la mesa de contratación. La palabra “experimento” parece a menudo descartada de nuestro bagaje finisecular particularmente pragmático, más aún en lo que se refiere a lo que podríamos denominar gestión eficaz de la ciudad. Pero yo defiendo la necesidad rentable, cultural y económicamente rentable, de experimentar. Experimentar significa, evidentemente, innovar y, por tanto, ensayar, investigar, explorar. Existe una cierta tendencia a dar por más “garantizadas” aquellas situaciones más aparentemente controladas desde la familiaridad, pero en el mundo de hoy resulta no sólo interesante sino a veces indispensable identificarse desde la ambición de generar nuevos modelos referenciales. Creo que esa era la propia voluntad que subyacía en el propio proceso para la integración del ferrocarril que vamos a analizar a continuación.»…
Fragmento de la conversación mantenida entre Federico Soriano y Manuel Gausa en el COAR, 2005