Proyecto urbanístico

El Plan Especial Ferrocarril y la transformación de la ciudad

El Plan Especial Ferrocarril es el documento que ordena la edificación y los usos en el ámbito de la actuación. Este documento, junto con el proyecto ferroviario, vertebra el proceso de integración. Adjudicado en 2004 al equipo de arquitectos Ábalos&Herreros, se inició la tramitación administrativa en 2006 y fue aprobado definitivamente en 2009. Participaron en su redacción José María Ezquiaga, Arup España y Teresa Galí. Las aportaciones del gran equipo formado enriquecieron el documento urbanístico que ha sido la referencia de diseño urbano y gestión, tratamiento paisajístico, estrategia energética y sostenible a lo largo del todo el desarrollo de la actuación.

El Plan Especial Ferrocarril define el diseño urbano de la superficie liberada por el proceso de integración: 225.000 metros cuadrados. El proyecto contempla la creación de un corredor verde, la generación de una red de nuevos viales, la construcción de una nueva estación de ferrocarril conectada con la futura estación de autobuses mediante una cubierta transitable y la futura construcción de edificios residenciales, cinco torres de veintiuna alturas entre ellos.

La sociedad presentó en 2017 una modificación del Plan aprobado, redactada por los arquitectos Iñaki Ábalos y Renata Sentkiewicz, aumentando el ámbito de la actuación y también la edificabilidad. En mayo de 2019 fu aprobado definitivamente el nuevo documento urbanístico. En la actualidad la sociedad está trabajando en el desarrollo del proyecto expropiatorio.

EL CONCURSO

La sociedad Logroño Integración del Ferrocarril convocó en febrero de 2004 un concurso internacional para adjudicar su redacción. Fueron seleccionados cinco equipos finalistas: Ábalos&Herreros, FOA, MVRDV, OMA y WEST 8. El jurado, del que formaban parte los arquitectos Manuel Gausa y Federico Soriano, seleccionó a finales del año 2004 la propuesta de Iñaki Ábalos y Juan Herreros. Su proyecto, que contó con la colaboración de la paisajista Teresa Galí, el urbanista José María Ezquiaga y el equipo de Arup España con Flavio Tejada a la cabeza en la definición de objetivos energéticos, posibilita la eliminación definitiva la división urbana provocada por el corredor ferroviario y la transformación de la fisionomía de la ciudad con la máxima calidad en todos los frentes propuestos.